jueves, 23 de febrero de 2012

One and only.

+ ¿Tienes un minuto?
- Claro, dime.
+ Bueno, gracias, solo es un minuto. ¿Sabes todo lo que se puede hacer en un solo minuto?
- Un minuto es muy poco.
+ Un solo minuto puede arruinarte la vida, o, todo lo contrario, puede hacerte feliz para siempre. Pero en tu caso no sé cómo será. Un minuto, sesenta segundos y dos palabras que decir. Quizás, sean las dos palabras que más me cuesten decirte en toda mi vida, porque quizás sean las dos palabras más sinceras que hayan salido por esta boca. Pero allá voy, me lanzo: te quiero. Te quiero por muchas cosas. No me preguntes por qué. Es así, y punto. Se me acaba el tiempo. Me quedan unos segundos para demostrarte que todo lo que te digo no es mentira. Porque en un minuto me haces feliz. Y en menos tiempo también. Porque eres una de esas personas extrañas; que entran en tu vida sin permiso y cogen las riendas de tus pensamientos. Dame un beso; un minuto y te demostraré cómo puedo pensar en ti de sesenta formas diferentes...

2 comentarios: